¿Sabes degustar el Café? ¿Podrías describirlo?

¿Sabes degustar el Café? ¿Podrías describirlo?

Consumimos café a diario: nos tomamos una taza a primera hora de la mañana o durante la pausas de descanso en el trabajo y nuestra atención suele estar centrada en las personas que nos rodean o en el periódico que leemos en el desayuno. Pocos realmente nos enfocamos en el sabor del café que estamos bebiendo, pero cuando comenzamos a notarlo, su apreciación aumenta rápidamente y se nos abre todo un mundo.   El café lo percibimos en dos lugares diferentes – en la boca y en la nariz- y, cuando aprendemos a saborearlo y describirlo, es útil pensar en ellos por separado. La primera parte del proceso tiene lugar en la lengua, donde se recogen componentes relativamente elementales como la acidez, el dulce, el amargo, lo salado y el sabor.  En cuanto a los "sabores" que a menudo “saltan al leer la descripción de un café” (chocolate, bayas, caramelo...), en realidad se detectan de la misma forma que los olores: no en la cavidad bucal, sino en la cavidad nasal, a través del bulbo olfatorio. Para la mayoría de las personas, estas dos experiencias separadas están estrechamente entrelazadas y la separación de sabor y aroma es realmente difícil de realizar. Es más fácil si intentas...
Más información