¿Sabes degustar el Café? ¿Podrías describirlo?

Consumimos café a diario: nos tomamos una taza a primera hora de la mañana o durante la pausas de descanso en el trabajo y nuestra atención suele estar centrada en las personas que nos rodean o en el periódico que leemos en el desayuno.

Taza de desgutación de Café

Pocos realmente nos enfocamos en el sabor del café que estamos bebiendo, pero cuando comenzamos a notarlo, su apreciación aumenta rápidamente y se nos abre todo un mundo.

 

El café lo percibimos en dos lugares diferentes – en la boca y en la nariz- y, cuando aprendemos a saborearlo y describirlo, es útil pensar en ellos por separado.

La primera parte del proceso tiene lugar en la lengua, donde se recogen componentes relativamente elementales como la acidez, el dulce, el amargo, lo salado y el sabor.  En cuanto a los “sabores” que a menudo “saltan al leer la descripción de un café” (chocolate, bayas, caramelo…), en realidad se detectan de la misma forma que los olores: no en la cavidad bucal, sino en la cavidad nasal, a través del bulbo olfatorio.

Para la mayoría de las personas, estas dos experiencias separadas están estrechamente entrelazadas y la separación de sabor y aroma es realmente difícil de realizar.

Es más fácil si intentas concentrarte en un aspecto particular a la vez, en lugar de tomar la experiencia gustativa simultáneamente en su complejidad.

Inicia la experiencia de degustar el café

Mujer inhalando el Café

Así que lo primero que puedes probar a hacer es: inhalar profundamente tu café, huele el café para evaluar la intensidad del perfume.

Busca las cualidades: el aroma de almendras, avellanas, cítricos, melocotones, frutos secos, pasas, higos y albaricoques.

Y después pruébalo, toma un buen sorbo fuerte, casi aspirando Mujer en el acto de probar el Caféasegurándote de que el café se haya rociado sobre la lengua y el paladar, para así poder saborear todas las sutilezas.

Piensa en cómo se siente el café en la boca, intenta sentir el cuerpo.

Se dice que el cuerpo es dado por el equilibrio entre los aceites y azúcares. Cuando hay esto, se dice que el café es redondo. Una vez tragado el sorbo, también se siente astringencia, es decir, la sensación de aspereza y fricción entre la lengua y el paladar, que no debe ser excesiva.

Una vez ingerido, sin embargo, queda el retrogusto, otro criterio fundamental para evaluar un café, ya que es lo que nos acompaña durante las próximas dos horas.

Finalmente describe la experiencia sensorial que has tenido al degustar el café. ¿Qué aromas has logrado percibir? ¿Qué sabores y sensaciones has sentido en boca?

Escribe tus experiencias, tus sensaciones, cada vez que te tomes el tiempo para degustar el café que bebes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *